Qué son los respaldos de información?

Si utilizas una computadora o un dispositivo móvil por mucho tiempo, tarde o temprano algo puede salir mal, resultando en la pérdida de tus archivos personales, documentos o fotografías. Por ejemplo, puedes eliminar archivos importantes accidentalmente, tener una falla de hardware, perder el dispositivo o infectarte con alguna especie de malware como ransomware. En casos como estos, los respaldos son a menudo la única forma de reconstruir tu vida digital. En este artículo, explicamos qué son los respaldos, cómo respaldar tus datos y desarrollar una estrategia simple que sea adecuada para ti.

Datos borrados

Respaldos: qué, cómo y cuándo.

Los respaldos son copias de tu información almacenada en un lugar distinto al de tu equipo o dispositivo móvil. Cuando pierdes datos valiosos, puedes recuperarlos de tus respaldos. Desafortunadamente, mucha gente no los realiza de manera regular, aun cuando estos son simples y económicos. El primer paso es decidir qué es lo que deseas respaldar; para ello existen dos enfoques: 1) datos específicos que son importantes para ti; o 2) todo, incluyendo el sistema operativo. Muchas soluciones están configuradas por defecto para utilizar el primer enfoque, respaldan los datos de las carpetas más usadas. En la mayoría de los casos, es todo lo que necesitarás. Sin embargo, si no estás seguro de qué respaldar o quieres ser extra cuidadoso, elije respaldar todo.

Segundo, debes decidir con qué frecuencia respaldar tus datos. Para computadoras personales, puedes usar programas de respaldo incorporados como Time Machine de Apple o Backup and Restore de Microsoft Windows que permiten crear calendarios de respaldos de manera automática para “configurar y olvidar”. Opciones comunes incluyen cada hora, diariamente, semanalmente, etcétera. Otros servicios ofrecen “protección continua” en donde archivos nuevos o modificados son respaldados inmediatamente cada vez que salvas un documento. Como mínimo, recomendamos efectuar respaldos automatizados diariamente.

Respaldo local

Finalmente, necesitas decidir dónde vas a respaldar. Existen dos formas: medios físicos o almacenamiento basado en la nube. Cada enfoque tiene sus ventajas y desventajas. Si no estás seguro del enfoque, puedes utilizar ambos al mismo tiempo. Los medios físicos son aparatos que controlas, tales como instrumentos de almacenamiento externo USB o dispositivos en la red accesibles por Wi-Fi. La ventaja de utilizar tu propio medio físico es que te permite respaldar y recuperar grandes cantidades de datos de manera muy rápida. La desventaja de este enfoque es que si el medio llega a ser infectado por algún malware, como un ransomware, es posible que se propague hacia tus respaldos. Además, al haber algún percance, como un incendio o un robo, puedes no solo perder la computadora si no también los respaldos. Cuando utilizas dispositivos externos, deberías tener un plan para almacenar copias de seguridad de tus respaldos en un lugar seguro. Verifica que cualquier respaldo que almacenes esté debidamente etiquetado.

Respaldo en la nube

Las soluciones basadas en la nube son servicios en línea que almacenan tus archivos en Internet. Típicamente, es necesario instalar una aplicación en tu computadora. Entonces la aplicación respalda automáticamente los archivos ya sea de forma periódica o al hacer modificaciones. Las ventajas de las soluciones en la nube son su simplicidad, pues es posible generar respaldos casi automáticos y acceder a ellos desde cualquier parte.

También, ya que tu información reside en la nube, los desastres naturales o robos no afectarán tu respaldo. La desventaja es que puede tomar mucho tiempo respaldar grandes cantidades de datos. La privacidad y seguridad también son importantes, hazte esta pregunta: ¿El servicio de respaldo provee un riguroso control de seguridad como cifrado de los datos y métodos robustos de autenticación?

Respaldo de dispositivos móviles

Finalmente, no olvides tus dispositivos móviles; la mayoría de tus datos, tales como correo, agendas y contactos, ya se encuentran almacenados en la nube. Sin embargo, las configuraciones de las aplicaciones, fotos recientes, y preferencias del sistema podrían no estarlo. Al respaldar tu dispositivo móvil, no solamente estás preservando la información, también es más fácil trasferir tus datos cuando realices actualizaciones. Un respaldo de iPhone/iPad puede almacenarse automáticamente en la nube de Apple. Los dispositivos Android dependen del fabricante o de la compañía telefónica. En algunos casos, será necesario comprar una aplicación especialmente diseñada para respaldos.

Recuperación.

Respaldar tus datos es únicamente la mitad de la batalla; debes estar seguro de poder recuperarlos. Revisa periódicamente que tus respaldos están funcionando, extrayendo un archivo y validando tu información. Igualmente, asegúrate de realizar un respaldo completo antes de cualquier actualización importante (tal como migrar a una nueva computadora o dispositivo móvil) o alguna reparación mayor (como remplazar el disco duro) y verifica que es recuperable.

Recuperación de información

Puntos clave.

  • Sin importar cuál es la solución que utilices para respaldar tus datos, asegúrate de automatizar tus respaldos y revisarlos de manera periódica.
  • Cuando reconstruyas un sistema desde un respaldo, asegúrate de colocar los últimos parches de seguridad antes de usarlo nuevamente.
  • Respaldos obsoletos o viejos que ya no son necesarios son un lastre, destrúyelos para prevenir accesos no autorizados.
  • Si utilizas una solución en la nube, investiga las políticas y reputación del proveedor y asegúrate de que cumpla con tus requerimientos. Por ejemplo, ¿tus datos están cifrados?, ¿quién tiene acceso a tus respaldos?, ¿soportan autenticación robusta, como autenticación de doble factor?

Fuente:

El presente artículo es una representación Web del archivo original emitido por el SANS y traducido por la UNAM CERT. Para mayores detalles, puedes visitar: https://securingthehuman.sans.org/resources/newsletters/ouch/2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *